UN RETO QUE TOMARÁ

MUCHO MÁS QUE VOLVER A LAS AULAS

13 Agosto 2021

Los resultados educativos actuales no son los que el país necesita y merece, tal y como la pandemia expuso y agravó

Autor: Leda Muñoz García, Directora Ejecutiva de la Fundación Omar Dengo

Publicado: El Financiero

Cada sociedad, consciente e inconscientemente, construye un perfil de país mediante la suma de múltiples decisiones y acciones, pequeñas y grandes.


Así se definió muy tempranamente en la historia patria que la educación sería una de las columnas del modelo de desarrollo de Costa Rica.

Regreso a clases La Pitahaya El Centro Educativo La Pitahaya regresó a clases con los estudiantes de quinto grado con todos los protocolos sanitarios para seguridad de los estudiantes.

Más de 152 años después, los resultados educativos no son los que el país necesita y merece, tal y como la pandemia expuso y agravó.

Veamos algunos claroscuros de este gran proyecto nacional:


Claros

Asignación presupuestaria alta; cuerpo docente en su mayoría con titulación universitaria incluso con posgrado; estabilidad laboral y relativamente buena remuneración aun comparándose con países más ricos; institucionalidad consolidada —el MEP es el más grande de los ministerios con un equipo cercano a los 85.000 funcionarios—; el número de estudiantes por docente viene bajando a promedios cercanos a 24 (yo tenía 33 compañeras en aquellos lejanos años).


Oscuros

Docentes con formación inicial insuficiente; carreras universitarias de muy diversa calidad; ciclo lectivo efectivo corto; sin evaluación del trabajo docente; con desincentivos fuertes; sin un plan de desarrollo profesional docente riguroso y sistemático, ni monitoreo de sus resultados; una organización desordenada, de muchas capas y grupos desarticulados; una carga administrativa excesiva y poco efectiva; serios y persistentes problemas de infraestructura.


Y para rematar, los padres de familia fueron dejando de ser socios de los docentes para volverse más bien cómplices de la desaplicación de sus hijos (ser aplicado era antes un deber y un orgullo, hoy la palabra ni se usa). Toda la “carga de la prueba” de los resultados educativos la llevan los estudiantes: ellos pasan o no de grado, se gradúan o no, según las notas obtenidas.


La pandemia trastocó la educación profundamente, pero el rezago acumulado difícilmente será superado si seguimos haciendo lo mismo. El problema es que esta frase se empieza a repetir como un eslogan políticamente correcto, pero vacío de contenido e intenciones.

¿Te gustó este artículo?

Te invitamos a disfrutar de otros contenidos similares de nuestra Directora Ejecutiva en El Financiero

  1. Desaprender es más difícil que aprender
  2. Las tecnologías y el robo de la atención